sábado, 11 de mayo de 2013

Sol Pilas recuerda su participación como corista en el Festival de Benidorm


La página web Sufridores en Casa ofrecía el pasado 6 de mayo una entrevista a Sol Pilas, cantante de estudio con un currículo impresionante: jingles, sintonías y sobretodo muchos coros. Como suele pasar con estos cantantes, Sol ha permanecido en la sombra y justo es reivindicar su papel en el mundo de la música. La entrevista, realizada por Mike Medianoche, no tiene desperdicio alguno.

Sol estuvo en el Festival de Benidorm a mediados de los 90, donde reconoció haber llegado a cantar sin escuchas. Coincidió con Natalia de las Heras y Araceli Lavado en 1995 y cuenta que trabajaron de una forma bastante precaria e improvisada. Es doloroso, como fans que somos del Festival de Benidorm, comprobar que se cuidaba tan poco la interpretación en directo de las canciones participantes.

Sol Pilas (izquierda) junto a sus compañeras coristas en Benidorm 1995.

Según relata Sol Pilas, "cantamos sin escucharnos porque no nos oíamos en los monitores. En los festivales te daban las cintas con las canciones participantes y en las que ya venían con coros los hacías igual, y si la canción no los traía, cuando venía el cantante  le preguntábamos ¿quieres que te hagamos unos coritos? Y cuando el resto de cantantes veían el resultado todos querían que le hiciésemos coros, y no daba tiempo, porque a veces los coros ni nos venían escritos.

En España el arreglista no solía escribir los coros, con excepciones como Juan Carlos Calderón o Augusto Algueró. Pero en general tú llegabas allí y te decían “¿qué se te ocurre?” “Esto aquí, esto aquí y esto aquí.” “Pues venga, hala.” Y claro, luego los resultados no eran tan brillantes como debían. Como generalmente el cantante era bastante malo nos utilizaban a los coristas para taparlo. ¡Ah, también grabé con Jesulín aquel famoso Toa, toa, toa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada