Origen y 1959

ORIGEN DEL FESTIVAL DE BENIDORM


Todo comenzó una tarde de 1958 en el bar del Tio Quico. Los hombres que detentaban el poder municipal de Benidorm hacían su tertulia habitual fantaseando con posibles vías para estabilizar su población como enclave turístico. Animados por el éxito de San Remo, que celebraba un importante festival musical y que aquel año había premiado a Domenico Modugno con Nel blu dipinto di blu, decidieron emular a la villa italiana creando un festival de la canción. El festival de Benidorm se convertiría, auguraban, en una vía de difusión de la nueva música española al igual que el festival de San Remo lo era de la música italiana desde 1951.

Poco se imaginaban los contertulios que aquella reunión en el bar del Tio Quico sería el detonante de una de las catapultas más exitosas que iba a tener la música ligera de nuestro país en la segunda mitad del siglo XX: el Festival de la Canción de Benidorm. La gestión de Pedro Zaragoza (alcalde de Benidorm), de Carlos Villacorta (escritor y periodista) y de Teodoro Delgado (periodista), fue decisiva para que en julio de 1959 el festival fuera ya una realidad.



El Festival de Benidorm viviría una etapa dorada durante dos décadas, pero a finales de los años 70 entraría en una grave crisis que lo conduciría a faltar en dos convocatorias (1979 y 1984) para desaparecer tras celebrar sus Bodas de Plata en 1985. En 1993 el festival resurgiría de sus cenizas para tratar de recuperar su antiguo esplendor y celebró 14 ediciones que culminaron con la organización del último festival en 2006.

FESTIVAL DE BENIDORM 1959


El primer festival de la canción de Benidorm se celebró los días 9, 10 y 11 de julio de 1959 al aire libre en el Manila Park de la ciudad. Estaba organizado por la Red de Emisoras del Movimiento (REM) y por el Ayuntamiento de Benidorm y a pesar de tener lugar en el bello emplazamiento de la Costa Blanca, el escenario presentaba la leyenda "I Festival de la Canción La Voz de Madrid".


La razón es que esta emisora, La Voz de Madrid, era la cabecera de la REM, un organismo integrado por varias emisoras de radio de onda corta que emitían en España. La programación de estas emisoras era predominantemente musical ya que todas tenían la obligación de conectar con Radio Nacional de España para radiar los informativos. Estas emisoras tuvieron una gran importancia en la difusión de las canciones que se interpretaron en el festival y en la popularización de la naciente industria del disco.


César González Ruano, periodista de ABC y componente del jurado, reseñaba en su crónica que para la noche de la final el público ya cantaba las canciones participantes, después de las dos noches de semifinales del certamen. El príncipe Juan Carlos de Borbón, que por aquel entonces tenía 23 años y aún permanecía soltero, se encontraba en Benidorm y "mostró desde el primer día un interés decidido por asistir a la noche final", según crónica de González Ruano.

Bobby Deglané, presentador del primer festival.

Las presentaciones corrieron a cargo de Bobby Deglané, célebre locutor de radio de la época. Y es que la primera edición del concurso fue eminentemente radiofónica


Contó Pedro Zaragoza en 1993 en Canal 9 que tras el éxito de la primera convocatoria del Festival de Benidorm, hubo varias ciudades del sur de España interesadas en arrebatarle a Benidorm la celebración del certamen. Según sus palabras, el consistorio benidormí solo podía ofrecerle a la REM 70.000 pesetas, cantidad inferior a la ofertada por otras ciudades andaluzas. Al final, logró que la segunda edición del festival volviera a celebrarse en Benidorm con un farol: le ofreció a la REM cinco millones de pesetas si llovía y no podía celebrarse el concurso.



UN TELEGRAMA A LA POPULARIDAD



La ganadora del festival fue la chilena Monna Bell, defendiendo el tema Un telegrama, original de los hermanos Alfredo y Gregorio García Segura. La canción arrasaría en las semanas siguientes en la radio española y llegarían a grabarse hasta 53 versiones distintas.

ç

AMOR CALLADITO, SEGUNDO PREMIO


En segundo puesto se clasificó un tema de Antonio López Quiroga y Camilo Murillo titulado Amor calladito. Fue defendido en doble versión por las Hermanas Serrano y por la argentina Elder Barber. Esta última había conocido un gran éxito en la España de los años 50 con Una casita en Canadá mientras que las Hermanas Serrano despuntaron en aquel 1959 cantando el tema central de la película El día de los enamorados.

MI PLATERITO, TERCER PUESTO


El tercer puesto fue para un pasodoble titulado Mi Platerito. Nuevamente es Monna Bell la intérprete del tema



LA MONTAÑA

Además de Un telegrama, el otro tema más recordado de esta edición es La montaña, presente en los CD recopilatorios que se hicieron posteriormente sobre la historia del festival. Su autor era Augusto Algueró, creador de futuros éxitos del pop español durante los años 60 (Una chica ye-ye, Tómbola o Estando contigo, entre otros). En febrero de 1961 Algueró reconocería en La Vanguardia que su canción de mayor éxito hasta ese momento era La montaña: "Es imposible calcular el dinero que ha generado; no porque sea mucho, sino porque, por ejemplo, no han llegado todavía las liquidaciones de América y estas canciones van dando gotita a gotita". Monna Bell cantó La montaña en una película mexicana Las recién casadas (1960).



OTRAS CANCIONES

La edición de 1959 nos dejó otros temas como Señora doña Cibeles, interpretado por Juanito Segarra y dedicado al emblemático monumento de Madrid.



No hay comentarios:

Publicar un comentario